Posición de los afectados de O Val tras la manifestación del día 20 y la reunión en el concello de Valdoviño sobre la segunda fase el día 21.

La Asamblea se mostró satisfecha por el resultado de la manifestación y agradeció la asistencia a todos los vecinos de O Val y de O Trece que, a pesar de las dificultades, se desplazaron a manifestarse.

Los afectados de O Val en la segunda fase del proyecto recibieron una invitación a última hora de la tarde del viernes (con unas 15 horas de antelación) para asistir a una reunión el sábado a las 11:30 en el Concello de Valdoviño que iban a dar conjuntamente los alcaldes de Valdoviño y Narón. Finalmente estaba el alcalde y varios concejales de Valdoviño y de Narón sólo el concejal de obras Pablo Mauriz.

Hizo una introducción el alcalde de Valdoviño, negando que la senda fuera mixta, a pesar de que el proyecto y toda la documentación técnica y administrativa así lo refleja, argumentando que no es para ciclistas profesionales, e ignorando que los muchachos cuando andan jugando o se desplazan con las bicis alcanzan velocidades que pueden causar graves daños sobre los viandantes en caso de choque.

Según adelantó el alcalde de Valdoviño, que disponía planos de una modificación del proyecto de la segunda fase que se está terminando de elaborar, en lugar de mantener la separación entre ambas zonas y extenderla a donde no la había (incluida la primera fase) se van a unificar en una sola sección mixta, contraviniendo tanto el Plan de Movilidad Alternativa de Galicia como la normativa de accesibilidad aplicable (Orden VIV-561-2010), ya que en ambos no recogen/permiten una vía mixta sin separación entre la zona ciclista y la peatonal.

En sus explicaciones llegó a afirmar que no le importaba de donde viniese el dinero para la construcción, en referencia a la financiación del 80% del coste de la senda que proviene de fondos FEDER de la UE para desarrollar vías de movilidad alternativa.

En consecuencia, los vecinos pierden en seguridad porque a las bicis nadie les va a poder prohibir andar por la senda al ser construida para eso, y todos perdemos en movilidad alternativa porque no se va a construir una parte propiamente ciclista y luego no habrá más dinero para un carril-bici.

Por otra parte, sostuvo que se iban a mantener las expropiaciones iniciales recogidas en la Separata del proyecto que se expuso al público, por lo que surge la pregunta de porque se va a expropiar en muchas zonas franjas de 6 o 7 metros de ancho cuando se pretende hacer una acera para la que es suficiente con 2 o 2,5 metros de ancho.

En el debate se habló de que existía un agravio comparativo entre ambas fases del proyecto pues frente a 14 expropiaciones de cierres en la primera, en la segunda no se expropia ningún cierre a pesar de estar en condiciones similares. Agravio que viene a sumarse a otros existentes dentro de cada proyecto como que se recojan entradas rodadas a unos propietarios y a los de al lado no, o que se expropie un frente de finca y el de justo al lado no se expropie.

La reunión no sirvió para aclarar nada sino para enturbiar aún más las cosas a la vista de que la demanda vecinal de separación de las vías sufría un revés y se anulaba en toda la segunda fase.

Deixa unha resposta