Manifiesto de la manifestación del viernes 13 de julio de los afectados por la senda peatonal y ciclista de O Val y por la ampliación de la carretera de O Trece.

(Foto cedida por El Boletín desde Narón)

Estamos hoy aquí, ante el edificio del Ayuntamiento, por una parte, para mostrar a la Xunta, y dar a conocer al resto de la ciudadanía, nuestro rechazo a una senda mixta peatonal y ciclista que nos quiere imponer la Xunta con la complicidad del Gobierno de Narón.

Una senda financiada principalmente con dinero europeo que debiera de venir para mejorar nuestra movilidad y a facilitar la convivencia entre peones y ciclistas pero, en el lugar de eso, no facilita el uso de medios alternativos y obliga a compartir los espacios peatonales con las bicicletas creando inseguridad sobre los viandantes.

Una senda creada pensando más en la economía y en la estética que en la funcionalidad y la seguridad, que viene a estropear las propiedades privadas, enarbolando la bandera del interés público, cuando no es necesario.

Nos quieren imponer, desde su posición de poder, un proyecto mal concebido, sin escuchar las propuestas del vecindario. Ya hace casi dos meses que representantes de la Xunta se decían dispuestos a dialogar pero no hay respuesta, y venimos para recordarles a la Xunta y al Gobierno de Narón nuestra solicitud de diálogo para construir una senda con zonas diferenciadas para peones y ciclistas, que no perjudique a los vecinos de su orilla y reduzca al mínimo posible las expropiaciones.

Por otro lado, también queremos manifestar a la Diputación y al Gobierno de Narón, como cómplice necesario, nuestro rechazo al proyecto de ampliación de la carretera de O Trece, un proyecto que llevaba casi 20 años en un cajón y que no se adapta a la legislación actual y presenta muchas deficiencias. Así tenemos que:

  1. Deja a muchas propiedades sin accesibilidad. Las escaleras o las fuertes pendientes propuestas son una barrera inadmisible, y así lo recoge la ley de accesibilidad.
  2. Carece de itinerarios accesibles a lo largo de la carretera. Caminar por un arcén estrecho jugándose el físico entre los vehículos y una honda cuneta es intolerable, y contradice la ley.
  3. No es una carretera segura para los vehículos y sus ocupantes. Las hondas cunetas, la falta de protecciones laterales, y de protección para motoristas son incomprensibles en una nueva carretera, cuando otras administraciones están corrigiendo estos problemas en otras vías.
  4. La incorrecta distribución de las aguas de escorrentía y pluviales que anegan propiedades que no están preparadas para su evacuación suponen daños que no se pueden admitir.
  5. Cimientos de muros al aire, taludes verticales sin soportado, y casas antiguas sin cimientos que les quitaron la tierra de su alrededor que las soportaba son situaciones de riesgo inasumibles.

No podemos admitir que una administración como la Diputación, con un proyecto datado en 1998 que incumple buena parte de la legislación actual, con el beneplácito del Ayuntamiento, esté pisando nuestros derechos.

Queremos que el Ayuntamiento acuerde con la Diputación de A Coruña un convenio para conseguir el desenrollo de una carretera digna según las reclamaciones vecinales.

Hacemos un llamamiento a las Administraciones para la reflexión, les ofrecemos salidas dignas, que satisfarán a todos, y las Administraciones serían las primeras beneficiadas.

Dicen que rectificar es de sabios, y nos resistimos a pensar que nuestros dirigentes no dan la talla, más tenemos que recordarles a políticos y administraciones, que la democracia es algo más que votar cada cuatro años, y que hay que gobernar escuchando al pueblo y no en contra de él.

Decirles que ASÍ NO, que falta diálogo y sobra imposición.

Deixa unha resposta