Otros sobrecostes y efectos del contrato de recogida de basuras y limpieza viaria.

PLAN DE SENSIBILIZACIÓN Y COMUNICACIÓN

El contrato ya finalizado recogía una cláusula que obligaba a “realizar una campaña anual de educación y concienciación ciudadana en materia de utilización de los medios de recogida y limpieza viaria dirigida a la población en edad escolar y público en general cuyo coste irá incluido en el precio de licitación”.

Es un texto tan abierto que es difícil de saber si la empresa cumplió la cláusula, aunque consideramos que las campañas no han sido efectivas a la vista del actual porcentaje de reciclado, que en peso es tan solo del 10,6 %.

Según la información facilitada, los costes de las campañas de concienciación de los últimos 6 años ascendieron a casi 30.000 euros, siendo en torno al 50 % dedicado a publicidad y patrocinio deportivo (ver tablas).

Según el pliego del nuevo contrato el contratista “deberá reservar un mínimo del 1,5% del importe anual facturado a la realización de campañas y actuaciones de comunicación y sensibilización ciudadana”, actuaciones que deberán contar con la aprobación del Concello y en las que inicialmente se invertirían 40.600,57 euros + IVA. Además El Concello podrá requerir la realización de campañas y actuaciones … con cargo a esta partida … En particular, se promoverán campañas conjuntamente con asociaciones culturales y deportivas locales.”

Es decir, el gobierno está encareciendo el recibo de la basura en un 1,5 %, mediante campañas que han demostrado tener poco alcance y efectividad, pero que les sirve como medio de financiación “encubierto” para los clubs deportivos y asociaciones culturales “afines” para mantener su red clientelar y fidelizar el voto.

ABSENTISMO DEL PERSONAL.

El anterior contrato se fue ampliando para nuevas tareas con personal adicional cargando en su coste un porcentaje del sueldo para afrontar la contratación de una persona eventual de refuerzo para cubrir las vacaciones (incremento del 8,33%) y las faltas por absentismo, con sobrecostes que fueron variando desde el 5,67% al 9,67%.

Hemos denunciado ante el Tribunal de Cuentas estos sobrecostes por absentismo, ya que debieran ser asumidos por la compañía como parte de su riesgo empresarial, pues: si el absentismo no llega al porcentaje fijado, si las faltas las cubren los compañeros, o si simplemente son cubiertas, suponen unos importantes e injustificados ingresos adicionales para la empresa.

En el nuevo pliego de contratación vuelve a añadirse un porcentaje adicional del 5 % para el absentismo a pagar los vecinos, lo que supone un encarecimiento injustificado de casi 70.000 euros en la factura anual del servicio.

CONDICIONANTES DE CONTRATACIÓN DE PERSONAL.

El Tripartito parece querer forzar a la empresa para que ponga de mandos a personas concretas. El pliego técnico exige a la empresa un “director del servicio” que actúe como su representante ante el Concello, para controlar los servicios, con poder y capacidad decisoria para contratar y para ordenar la disposición de gastos. Añaden luego otros condiciones como: “Es requisito indispensable que el director del servicio resida en el municipio y que tenga dedicación completa al mismo. … El director del servicio deberá tener titulación universitaria y al menos 10 años de experiencia, en los últimos 15 años, en la organización y gestión de servicios de recogida y transporte de residuos domésticos y limpieza viaria.”

Entendemos que alguna de estas condiciones no se ajustan a derecho (artículos 34 y 76 de la LCSP) porque:

  • Las exigencias no figuran como obligaciones esenciales del contrato.
  • La solvencia técnica no depende de la residencia del director ni del nivel de experiencia exigida.
  • El contrato no tiene una complejidad técnica que requiera de las exigencias establecidas.
  • Los requisitos no son razonables ni están justificados por las características del contrato.
  • Las exigencias limitan la participación de las empresas en la licitación, debido al escaso número de personas que las pueden cumplir (tal vez sólo una, lo que apunta al típico puesto hecho a medida de alguien).

Además, para el puesto de encargado también fija condiciones (que apuntan a un interés por colocar a alguien):

“Se cubrirá con personal de la actual plantilla que acredite experiencia adecuada y un alto conocimiento del servicio. El proceso de selección … será supervisado por los servicios municipales.

Estas condiciones entendemos que tampoco se ajustan a derecho por:

  • Ser contrario al interés público y a la buena administración, al dedicar funcionarios públicos a una tarea interna de una empresa privada, y porque impide a las empresas contratar una persona de categoría y experiencia ya demostrada en dicho puesto.
  • Ir en contra de la subrogación, al forzar a reconocer a uno de los empleados una categoría que no posee.

Entendemos que las imposiciones sobre ambos puestos van en contra de la necesaria libertad de la empresa para su organización y para poner personal de su confianza en dichos cargos para garantizar la mejor gestión.

Deja un comentario