Lo que tiene sepultado el Pazo de Cultura.

El gobierno del Tripartito ya entró en su precampaña electoral, dirigido por TEGA pero con el beneplácito de BNG y PSOE, están a publicitar todo lo que le interesa destacar que les pueda dar buena imagen para afianzar su voto, y para que los “acomodados” se queden en casa y no vayan a votar, pues en Narón hay un alto porcentaje de abstenciones en las elecciones municipales (48% frente al 36% de media en la provincia en 2015) que beneficia a TEGA, pues el votante regular no suele variar su voto, generalmente son los que van ocasionalmente al colegio electoral (que les mueve el descontento) los que pueden dar un vuelco a los resultados.

Como consecuencia del crecimiento del Concello, fue creciendo entre los naroneses el concepto de Narón como un ayuntamiento con su propia identidad que, acompañado de la bonanza económica y del boom de la construcción, llevó a TEGA a pensar en las macro-construcciones para su autobombo, siendo su máximo exponente el Pazo da Cultura. Una obra con un coste ya de por sí alto (12 millones) pero que fue incrementándose por las deficiencias (tanto del diseño como de la ejecución) que obligaron a realizar reformas y que dispararon el coste muy por encima de su precio oficialmente reconocido. Fue una época en la que como “nuevos ricos” quisieron vivir por encima de las posibilidades del Concello alcanzando un gasto de 41,2 millones en 2009 y una deuda de 12,6 millones.

Una década después la deuda está casi igual, con 12,2 millones, aunque mejor “escondida”: 2 millones de deuda con la Diputación a pagar en 10 años, 8,7 millones con ACUAES (a pagar en 46 años en el recibo del saneamiento) y 1,5 millones de COSMA (que también va a los recibos de agua y saneamiento). Así, que esto les permite publicitar que ya no tienen deuda bancaria, y, estando todos los medios a su disposición, es el único mensaje que se transmite.

Una década también ha pasado desde la apertura del Pazo da Cultura, lo que aprovechan para hacerse propaganda indirecta de precampaña contando aquello que les interesa: la parte visible y majestuosa del Pazo pero, como dice el famoso proverbio “No hay que olvidar que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado” ya que, además del elevado coste que supuso su construcción, existe un elevado coste para su funcionamiento que se sustenta principalmente de los impuestos de los naroneses, quienes en muchos casos no han pisado ni una sola vez el Pazo, mientras que lo que de verdad necesitan es que se cubran los deficientes servicios básicos (agua, alcantarillado, aceras, entorno accesible, atención social, etc.).

Publicitan que 425.000 espectadores visitaron el pazo en sus 10 años de vida, aunque no se sabe cuántos de esos espectadores son de Narón, tema que al Tripartito no le interesa tratar, ALGO QUE SÍ LE INTERESA A LOS NARONESES QUE VEN CÓMO SE SUBVENCIONAN CON SUS IMPUESTOS LAS ENTRADAS DE ESPECTADORES DE TODA LA COMARCA a actuaciones de las que en muchos casos no pueden disfrutar.

Se puede estimar que en los últimos 5 años han pasado por el Pazo 240.000 espectadores que dejaron en entradas 1 millón de euros, pero los gastos del Pazo fueron de 9,5 millones, es decir que, aproximadamente, por cada 10 euros gastados en el Pazo los espectadores (sean de Narón o no) sólo ponen 1, los restantes 9 van a cargo de los naroneses, en lo que constituyen subvenciones ocultas (no reconocidas legalmente).

Deja un comentario