La senda de la Diputación en San Xiao, un nuevo despropósito.

A petición de la asociación de vecinos, estuvimos estudiando la situación de la senda peatonal en construcción de San Xiao, y de la ampliación y modificación del trazado de la carretera de Xuvia a Castro.

La sorpresa fue mayúscula cuando vimos que la nueva senda no respeta el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que se modificó específicamente para recoger los cambios de la carretera, es decir, que la senda peatonal en tramos importantes discurre por encima de lo que tiene que ser la nueva carretera o, dicho de otro modo, que cuando se haga la nueva carretera hay que deshacer buena parte de la senda.

Evidentemente esto es una mala noticia por diversas razones:

  • Supone un nuevo derroche, totalmente injustificado, del dinero público.
  • Resulta un atraso en el objetivo de llegar a tener el vial reformado.
  • Los vecinos no tendrán por donde caminar cuando se hagan las obras de la nueva carretera.

Nos encontramos nuevamente con un gobierno municipal que mira para otro lado cuando se trata obras de otra administración a pesar de ser ilegales.

Resulta impensable que a un vecino le dejasen ampliar una casa que está fuera de alineación o construir en terreno por el que está trazada una calle, esto sería una prevaricación. Entonces, ¿por qué se le permite a la Diputación?.

Además de la ilegalidad o el derroche que supone la senda nos encontramos con otros típicos problemas de estas obras como el no ajustarse al proyecto y las chapuzas.

La senda en lugar de ir transcurriendo a nivel de la carretera, para lo cual había que hacer algún desmonte, va subiendo y bajando con el desnivel del terreno de forma que resulta inaccesible desde la carretera o para los peatones que quieran pasar a la senda desde la otra orilla. También las propiedades quedan sin acceso adecuado a la carretera. Finalmente, llegado una zona estrecha, incluso la cambian de mano derecha a la izquierda para no afrontar unas expropiaciones que van a ser inevitables con el ensanchamiento de la carretera; algo que no se recoge en el proyecto y que obliga a cruzar a los peatones.

La senda no discurre por su trazado definitivo según el PXOM, pero tampoco sigue el trazado del proyecto pegada a la carretera y con una cuneta hormigonada por medio, sino que va haciendo un recorrido un tanto aleatorio esquivando en lo posible los postes del tendido eléctrico, incluyendo alguna “S” por el medio.

Nos preguntamos cómo va acabar semejante despropósito.

Deja un comentario