Ironías de la nota de prensa sobre el desistimiento de las obras de O Val.

Resulta irónico que se hable de “falta de entendimiento” cuando no se ha producido ni el más mínimo contacto entre los responsables de la AXI o la Xunta y los vecinos. Resulta evidente que no puede haber diálogo si sólo habla uno, ni comunicación si el otro no escucha.

Las demandas de los vecinos se han remitido a la Dirección Xeneral de Mobilidade y a la Axencia Galega de Infraestruturas por registro el 21 de junio sin que hubiese respuesta ninguna.

Los vecinos no se niegan a la obra, que trae aspectos positivos, pero no pueden estar de acuerdo con un proyecto que daña fuertemente sus propiedades, tiene un trato discriminatorio de una propietarios frente a otros, crea inseguridad delante de sus casas, e incumple la legislación e instrucciones en diversos sentidos (Orden VIV/561/2010, Orden FOM/273/2016, Real Decreto Legislativo 6/2015, Orden Circular 4/2017 y Plan de Movilidad Alternativa de Galicia)

Mandar a unos técnicos a visitar unas cuantas casas para remarcar el mismo proyecto, al cual tienen el deber legal de ceñirse, mientras los responsables políticos siguen escondidos en su despacho, no puede cambiar nada porque nada ha cambiado.

No se trata de temas menores, sino de cambios en el diseño y en el coste, que legalmente no es posible llevar a cabo sin modificar el proyecto, por lo que las supuestas adaptaciones propuestas o son menores o no son legales.

Hay que recordarles a los políticos del Concello y de la Xunta que cuando se desprecia y llama mentiroso a un portavoz, en su papel de transmisor de las voces de la asamblea de afectados, en realidad están despreciando y llamando mentirosos a sus vecinos, por encima de querer usurparles sus derechos y propiedades. Seguro que piensan que esa es la forma de fomentar el diálogo.

Tienen la desfachatez de decir “habiendo recibido un trato inapropiado los técnicos de la empresa y de la Axencia Galega de Infraestructuras (AXI)” porque los vecinos cuando vienen a usurparles sus propiedades expresan su indignación a los técnicos, que los responsables políticos mandan a hacer el trabajo sucio mientras ellos siguen cómodamente en sus despachos sin dar la cara.

Que cara piensan que le queda a un vecino cuando ve que le tiran su cierre y quitan su jardín por 80 cm. para ponerle hacia el centro de la carretera una franja verde de 50 cm. (ver foto) que va a estar descuidada o, en el mejor de los casos va a tener que pagar impuestos para que la cuiden, y todo esto en un entorno rural que espacios verdes precisamente no faltan.

Dicen que la senda “está diseñada con los mismos criterios que el resto de sendas que la Xunta está ejecutando en las carreteras autonómicas de Galicia”, lo que nos lleva a pensar que habrá que ponerlo en conocimiento de los organismos de la UE, porque parece que no sólo están engañando a su pueblo sino también a la UE que pone el 80% de los fondos para construir carriles-bici, incumpliendo la legislación, como una alternativa de movilidad sostenible, cuando en realidad se limitan a la construcción de unas aceras de color, con el ancho justo para que circulen los peatones.

SEÑORES DE LA XUNTA, LO MÍNIMO QUE DEBEN HACER ES RESPETAR A SU PUEBLO Y DIGNARSE A HABLAR CON ÉL

Les invitamos venir a una asamblea a O Val, como ya se les pidió a través de los técnicos que asistieron a la asamblea del 14 de junio, pongan fecha y hora y les recibiremos atentamente.

Deja un comentario