ENE propone mejoras en el IBI de las construcciones con aprovechamiento solar y del sector primario, y en el rural narones.

El proceso de regularización catastral, llevado a cabo por el Ministerio de Hacienda fue autorizado por el tripartito para el año 2016, a pesar de que pudo retrasarlo un año para darle un año más de margen a los vecinos, pero les interesaba que pagaran lo antes posible.

Este proceso, a pesar del pago inicial de los 60 € como sanción, se está revelando a la población con la llegada de las notificaciones de las nuevas valoraciones catastrales durante el 2018 y las sanciones por cobros pendientes de los cuatro últimos años, afecta de una manera muy negativo a gran parte del municipio con 3.795 regularizaciones de las que unas 2125 fueron ampliaciones o reformas de viviendas. Incluye también bienes dedicados a diversas instalaciones vinculadas a la actividad agropecuaria que en el pasado no cotizaban, así, pajares, galpones, cortes e invernaderos que anteriormente estaban exentos de tributación, a día de hoy están incluidas por el Ministerio de Hacienda como bienes obligados a contribuir a la hacienda local.

En la asamblea sobre el IBI que tuvo lugar el 5 de septiembre en el local social del Valle, ante las quejas de los vecinos por la afición del llamado “ catastrazo”, que tuvo especial repercusión sobre lo rural, el concejal de ENE adquirió el compromiso de promover medidas para tratar de reducir la presión fiscal sobre dicho sector.

Ahora que el tripartito propuso los cambios de las ordenanzas fiscales para el próximo año, la vista de que no se incluye ninguna modificación en el IBI, desde Eliximos proponemos medidas de contención de ese impacto negativo del «catastrazo» de cara a su eficacia en el año 2019, teniendo en cuenta de sobremanera a las explotaciones agropecuarias, tanto a las que ejercen una actividad residual como aquellas que aún actúan en la plenitud de sus potencialidades. Así se propone:

  • Reducir el tipo de gravamen para los bienes de naturaleza rústica del 0,65% al 0,62%, quedando igualado con el tipo de los bienes inmuebles de naturaleza urbana.
  • Establecer una bonificación del 95% de la cuota íntegra del impuesto sobre los inmuebles en los que se desarrollen exclusivamente actividades agrarias, ganaderas y forestales pertenecientes al sector primario, mientras que en el caso de convivencia de varios usos, siendo uno de ellos el agropecuario, la bonificación será del 50%.
  • Añadir una bonificación del 95% a los bienes de naturaleza rústica regentados por cooperativas agrarias y de explotación comunitaria de la tierra.

Al mismo tiempo, aprovechar también la ocasión de esta modificación para proponer que se recoja una bonificación para los bienes inmuebles en los que se instalen sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol, de forma que el Ayuntamiento ponga su pequeña aportación para promover el uso de sistemas energéticos que ayuden a frenar el cambio climático y sus efectos sobre nuestro entorno y el planeta.

Deja un comentario