Eliximos propone un acuerdo Ayuntamiento-Xunta para la construcción de una residencia de mayores.

Galicia necesita en torno a 7.600 plazas más para alcanzar la oferta de plazas en residencias de mayores similar al promedio español, cantidad que ascendería a unas 12.300 plazas para llegar a la recomendación de la OMS.

Un informe del IMSERSO para el año 2016 muestra que en Galicia el 33% de las plazas de residencias de mayores son públicas, mientras el promedio español es del 56%, siendo la Comunidad Autónoma con menor porcentaje de oferta pública.

La Xunta opta por la vía de conciertos con la empresa privada para aliviar las listas de espera. Con todo, el informe del IMSERSO muestra que, en el caso gallego, optar por las residencias privadas resulta un mal negocio en términos económicos para la Administración ya que cada plaza en una residencia pública de mayores cuesta en Galicia, de promedio, unos 17.998 euros al año, y de ellos algo menos del 35% del importe es aportado por las personas usuarias, mientras, la misma plaza en un centro concertado cuesta unos 18.250 euros anuales y las personas mayores que hacen uso de ellas pagan de su bolsillo en torno al 30% del importe. Así, cada plaza pública supone unos 11.780 euros públicos anuales de promedio y cada una de las concertadas, un promedio de 12.716 euros cada año. La diferencia media ronda, así, el 8%.

En febrero de 2017 la Xunta anunciaba la construcción, de unas 900 plazas residenciales, 120 de ellas en Ferrol, pero esta oferta apenas podría cubrir la mitad de la lista de espera por lo que se espera que la oferta de plazas privadas se irá incrementando, pero sus precios, de unos 1.500 euros mensuales de promedio, están lejos de corresponderse con los ingresos de la población gallega mayor de 65 años, cuya pensión media no supera los 840 euros al mes.

Se puede concluir que las plazas disponibles son insuficientes, que los precios de las plazas privadas resultan muy elevados para los pensionistas gallegos, y que el coste de las plazas concertadas le salen más caras a la Xunta que las públicas. Todo esto nos lleva a pensar que la mejor opción, tanto para los gallegos como para la Xunta, es apostar por la construcción de nuevos centros públicos para cubrir la demanda.

Desde Eliximos proponemos, dado que el Ayuntamiento dispone de importantes bolsas de terreno que pueden servir para acoger este tipo de residencias, que el Gobierno le ofrezca a la Xunta un convenio para poner a su disposición los terrenos urbanizados necesarios para que la misma acometa la construcción de una residencia para personas mayores en Narón.

Deja un comentario