Eliximos pide la paralización de la ampliación del Centro de formación Irmás Froilaz y la reforma del proyecto para ajustarse a la normativa.

Nuevamente nos vemos en la obligación de pedir la paralización de una obra para que el proyecto se adapte y cumpla la normativa.

En este caso se trata de que se cumpla el código técnico de la edificación, principalmente en lo referente al ahorro de energía y la eficiencia energética.

Debemos recordarle al Tripartito que además de anunciar reformas para la mejora de la eficiencia energética debe de preocuparse de que las nuevas construcciones cumplan al menos con el mínimo exigido actualmente por la legislación, a fin de evitar reformas posteriores y gastos innecesarios en calefacción y refrigeración.

Según la Directiva europea 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, la Administración debe asegurarse que después del 31 de diciembre de 2018 los edificios nuevos que sean propiedad de autoridades públicas y estén ocupados sean edificios de consumo de energía casi nulo, por lo que el proyecto ya debería de reformarse para cumplir con este mandato. Mandato que cómo otros no se va a cumplir a tiempo y probablemente ni a medio plazo pues no está en el interés del Tripartito.

Al mismo tiempo hemos entregado una propuesta de distribución de la oficina incorporada en el proyecto para la mejora de su distribución que frente al proyecto aprobado ofrece ventajas en la accesibilidad, tanto a la oficina como a sus huecos y pasando los dos aseos a ser accesibles, y la funcionalidad de la oficina.

Deja un comentario