Eliximos denuncia ante la Xunta la inseguridad y accesibilidad de las escaleras al parque biosaludable de Piñeiros.

Eliximos denuncia ante la Xunta la inseguridad y accesibilidad de las escaleras al parque biosaludable de Piñeiros.

El pasado mes de diciembre se construyeron unas escaleras de acceso al aparcamiento y al parque biosaludable de Piñeiros que ya han recibido la crítica de algunos vecinos por ser resbaladizas.

El gasto de 8.000,52 € fue aprobado el pasado mes de septiembre (con el voto en contra de ENE) en base a una memoria valorada que carecía de planos con la forma y ubicación concreta de la escalera, sin estudio técnico alguno y dotado sólo de una descripción de 6 líneas sobre las dimensiones de las principales piezas de madera. Finalmente fue contratado a Maderas Lamas por 7.596,68 €.

Al interesarnos nuevamente por esta construcción, nos encontramos con unas escaleras que no cumplen con los mínimos requisitos de seguridad y accesibilidad de unas escaleras públicas, y que tampoco cumplió con el contrato al faltar la tarima de la contrahuella.

Entendemos que, al menos, era necesario el estudio geotécnico del terreno sobre el que se apoya la escalera, dado que ésta se ejecutó sobre pilotes de madera, cuya resistencia al hundimiento puede variar mucho tanto en función del terreno como de la profundidad de enclavamiento del pilote (de la que tampoco se ha dado información). Además, la madera tratada tiene una duración estimada de 10 años y en sus últimos años de vida habría que vigilar su resistencia para garantizar la seguridad de los pilotes.

Tampoco estaría de más un mínimo estudio de resistencia estructural dado que al ser zona de salida de un área que se emplea para la celebración de actos de mucho aforo (como la fiesta parroquial), puede ser objeto de una avalancha humana que perfectamente podría llegar a provocar cargas de 5 toneladas sobre el conjunto de la escalera.

Centrándonos en la seguridad individual, nos encontramos que las escaleras son resbaladizas, careciendo de la necesaria banda de color y textura diferente que evite el resbalamiento y facilite la identificación del peldaño, cosa a lo que tampoco ayuda la insuficiente luz existente.

La construcción permite que los pies se cuelen entre los peldaños (al no llevar tabica) y por los laterales (al no tener la protección a menos de 5 cm. del vértice del peldaño) con lo que el pie o pierna puede verse atrapado ante una caída provocando fracturas de huesos.

Falta el pasamanos inferior para sujetarse niños y personas de menor altura, mientras la parte alta de la barandilla tampoco cumple para esta función por altura y por tener unas dimensiones que dificultan el agarre. No está permitido que las barandillas de protección lateral permitan el paso de una esfera de 10 cm de diámetro (para evitar que los niños puedan colar la cabeza) ni que sean escalables (para evitar que los niños puedan subirse a ellas y caer hacia el exterior), condiciones que no cumple.

La entrada a la escalera por la parte superior tiene un resalte de 5 cm. (no permitido) que puede provocar tropiezos y está situada en una zona de hierba y tierra resbaladiza. Algo que sorprende al tener la esquina del aparcamiento a escasos metros y que es inhábil para el uso de los coches.

Otros incumplimientos son: la altura entre peldaños, el ancho de paso, el tamaño de los descansos, la prolongación de las barandillas, un tramo de un solo escalón, y la falta de pavimento táctil en las entradas para ayuda a invidentes y personas de baja visión.

Al margen de que consideramos que la inversión fue muy alta para un material de corta durabilidad (comparado con el hormigón), fue todo un derroche dado que no sirve nada de lo hecho si se quiere rectificar para cumplir con la normativa.

Ante tal cúmulo de despropósitos desde Eliximos hemos denunciado esta obra pública ante la consellería de Política Social de la que depende el Consejo Gallego para la Promoción de la Accesibilidad y la Supresión de Barreras para que intervenga en defensa de los naroneses.

Además de las desgracias personales, no debemos olvidar que cualquier demanda contra el Concello de una persona que se pueda caer en estas escaleras (que incumplen todos los requisitos posibles) supondrá una condena segura contra este, por responsabilidad patrimonial, que se pagará con dinero público mientras los responsables (mejor dicho irresponsables) de la obra saldrán indemnes.

Deja un comentario