Eliximos cuestiona las condiciones del tripartito para dar bonificaciones a empresas.

El pasado mes de febrero el Pleno de Narón aprobó por unanimidad sumarse a la iniciativa ’Concellos Doing Business Galicia’ del convenio Xunta-FEGAMP para ofrecer bonificaciones en los impuestos de IBI, IAE e ICIO durante tres años a las nuevas empresas que creen trabajo y se instalen en el Concello o a aquellas otras que amplíen sus instalaciones creando nuevo empleo.

Sin embargo, para su puesta en práctica, la modificación de las ordenanzas no se hizo siguiendo el protocolo aprobado, y se impusieron condicionantes e impedimentos que se escapan incluso de la lógica y que van limitar las posibilidades de Narón frente a otros Concellos que aprobaron el protocolo original del convenio. Por ejemplo:

  • Se condicionan las bonificaciones en los tres impuestos a la solicitud del impuesto de construcciones y obras (ICIO) y, por tanto, a la realización de las obras. Esto excluye a las empresas que no se planteen construir o modificar instalaciones y opten por alquilar, comprar, …, algo frecuente en las PYMES cuando comienzan por no disponer del suficiente capital para afrontar la puesta en marcha del negocio y la construcción a un tiempo.
  • Discriminan por el tamaño de la empresa: se hace una clara discriminación negativa a las grandes empresas pues sólo optarán a descuentos con más de 14 nuevos empleados y 15 millones de inversión, mientras que las demás pueden optar desde el primer trabajador y 1 euro de inversión. El máximo descuento para las grandes empresas requiere de una inversión en obras de 15 millones y más de 275 empleados (un sueño casi imposible), mientras que a una PYME le basta 1 trabajador y 0,25 millones de inversión (u otras variantes subiendo a 4 trabajadores y reduciendo la inversión hasta 1 euro).

Por otra parte, en el paquete de gran empresa, además de las empresas de más de 250 trabajadores, se incluyen las superficies comerciales y áreas de comercio mixto o multiproducto con tan sólo 400 metros cuadrados (la suma cuatro bajos normales).

  • Limitan la contratación impidiendo contratar a trabajadores que tuviesen relación con la empresa en los cinco años anteriores, algo que no parece razonable, pues se excluye a trabajadores con conocimiento de la empresa y de su trabajo.

Por otra parte, también publicaron que las bonificaciones eran para empresas que se instalasen en los polígonos industriales de Narón, lo cual no es cierto y parece una publicidad intencionadamente engañosa para intentar llenar los polígonos.

Finalmente, se introduce un efecto retroactivo, que no se formuló en ningún otro Concello, por el que se devolverá dinero a empresas que se hayan instalado en los últimos 3 años cumpliendo las condiciones y lo soliciten, algo que, aunque pueda ser de interés para el Concello en el sentido de ayudarles a que no cierren el negocio y mantengan los trabajadores, resulta sospechoso porque no es algo abierto a todas, sino a un grupo limitado de empresas que resultan conocidas, por lo tanto, implica entregar dinero del Concello a bolsillos conocidos, lo cual nos hace preguntarnos si realmente es legal y/o ético.

Deja un comentario