Conclusiones de la reunión de algunos vecinos con la Diputación y Concello por las obras de la carretera de O Trece.

Este jueves 23 de agosto un grupo de vecinos afectados por la carretera de O Trece asistieron a una reunión convocada desde el Concello en colaboración con la Diputación para explicar el Modificado 2º a las obras de ampliación y mejora de la carretera.

Para esta reunión, que inicialmente se pretendían hacer contando sólo con la presencia de la directiva de la A.VV., el Concello puso condiciones como que el grupo de vecinos fuese reducido (siendo 11 vecinos) y que se celebrase en dependencias de la alcaldía, en horario de mañana de un día laborable. Evidentemente, con estas condiciones, ya se entendía que no se trataba de escuchar a los vecinos sino de volver a dar una imagen pública de un supuesto acercamiento y participación de los vecinos, al tiempo que vender por bueno el Modificado.

Fue una reunión selectiva por parte del Sr. Fojo, alcalde en funciones, que no de los miembros de la Diputación como ellos manifestaron, en la que no se admitió la presencia del concejal de Eliximos, que asistía en representación de algunos vecinos que así se lo pidieron por no tener posibilidad de asistir y por no tener representación en la misma ni ser socios de la A.VV.

Las explicaciones llegan tarde, una vez pasado el periodo de alegaciones a dicho modificado, a pesar de que fue solicitada desde principios de mes por la Asociación de Vecinos, a lo que hay que sumar que tampoco se facilitó copia del proyecto, ni siquiera en el día de hoy a pesar de ser pedida por registro tanto por la A.VV como por Eliximos, para que los vecinos pudiesen ver el Modificado sin tener que desplazarse a Coruña, todo ello a pesar de que técnicos y personal de la Diputación se desplazan casi a diario a la obra.

La anterior reunión el asesor técnico de la Diputación y concejal del PSOE Pablo Couto, en compañía de concejales del Tripartito, terminó siendo un caos. Caos consentido por los convocantes (Diputación y Concello) porque en realidad no les interesaba escuchar a los vecinos (que ya habían comunicado públicamente y por registro a la Diputación sus demandas) sino que venían a cumplir con su interés de dar una imagen pública de acercamiento a los vecinos y a vender promesas que acallaran las reclamaciones vecinales, como por ejemplo la promesa de construir algunos tramos de cuneta accesibles en las zonas de mayor concentración de casas, promesa que se tradujo en una cuneta totalmente inaccesible, aunque menos profunda y peligrosa que en el resto del trazado.

En estas fechas, tras la labor informativa de Eliximos, ya los vecinos conocían en esencia el Modificado y han presentado sus alegaciones en tiempo y forma (el pasado martes, día en que expiraba el plazo de reclamaciones), por lo que surge la pregunta de cuál es la misión de esta reunión. La conclusión que obtuvimos es que han venido a contarnos un nueva película con promesas que se sale del guion del proyecto, dicen (de palabra) que van a ejecutar más accesos que los recogidos en el Modificado, algo a todas luces ilegal, lo que se suma al resto de afirmaciones hasta ahora incumplidas y que ya no convencen a los vecinos.

También se desprende de la reunión que el Gobierno de Narón actúa de comparsa de la Diputación y que no ha tenido ninguna iniciativa para defender las reclamaciones vecinales, que no son más que derechos recogidos y reconocidos por la legislación autonómica y nacional, todo ello en aras de una supuesta y mal entendida lealtad institucional, aunque en realidad no es otra cosa más que cobardía, la cobardía de unos políticos que huyen de batallas justas para su pueblo y que sólo les preocupa mantener su sillón en las próximas elecciones.

Deja un comentario