El gran negocio del macro-contrato de la década.

El tripartito quiere dejar cerrado, antes de las elecciones, el contrato más importante del Concello de Narón para la próxima década, se trata del contrato de recogida de residuos urbanos y limpieza viaria, pero no todo es tan limpio como debiera.

Se parte ya de una decisión de volver a contratar ambos servicios conjuntamente, lo que no se han ni molestado en justificar (porque no tiene justificación). Esto supone quitarle la opción de ofertar a las PYMES dejando el camino despejado para las grandes compañías del sector, ya que luego se les exige, para certificar su solvencia técnica y profesional, haber tenido una facturación conjunta de ambos servicios de 1,93 millones de euros y un volumen de negocio superior a 4,14 millones (independientemente del sector), lo que está sólo al alcance de muy pocas compañías.

Con la licitación de ambos servicios por separado las cantidades serían aproximadamente la mitad para cada uno de los servicios (46% limpieza viaria y 54% RSU), lo que permitiría abrir un poco las licitaciones a un mayor número de empresas. Este tipo de propuestas de grandes contratos va en contra del interés general (interés que debiera de defender el concello) y ayuda a mantener el sector de la limpieza como un oligopolio entre unas pocas compañías.

Es importante también tener en cuenta que el servicio de recogida se cobra a los vecinos mediante una tasa mientras que el de limpieza no, debido a que lo prohíbe la ley de Haciendas locales, motivo por el cual las cuentas de ambos servicios deberían de ser claramente diferenciadas, pero no siempre se cumple, así que, a veces, no está claro que se está pagando.

Otra importante decisión insuficientemente justificada (porque las ventajas son muy reducidas) es la de cambiar el sistema de recogida de camiones de carga trasera a los de carga lateral, que además conlleva el cambio de los contenedores y la cancelación de los contenedores soterrados. Estamos hablando de 3,34 millones que financiados llegan a 4,68 millones que tendrán que pagar los vecinos en el recibo en los 10 años del contrato, así como de desechar 0,23 millones empleados en 2010 en la construcción de las islas de contenedores subterráneos. Además supone dejar en desuso contenedores y maquinaria que aún puede estar trabajando sin problema de 5 a 10 años más, es decir, perder de 1 a 2 millones más, dependiendo de lo que se haga con ella. Realmente el cambio, de ser ventajoso se podría ir afrontando por rutas y progresivamente cuando fuese necesario cambiar los equipos más antiguos.

La tercera decisión de prolongar el contrato más allá de los 5 años que fija la ley, se justifica en base al periodo de 10 años para la amortización de la maquinaria y contenedores (motivo por el que realmente se cambia la maquinaria) y que, además, permite que después de los dos primeros años se actualice anualmente el canon del contrato.

La opción más rentable y ventajosa para los vecinos es desglosar el contrato en los dos servicios y continuar con los contenedores y camiones existentes para aprovechar la vida útil otros 4 años (más 1 como posible prórroga) y hacer un nuevo contrato después de ese periodo, ya que en estos años tiene que darse un cambio por ley en los porcentajes de recogida hasta alcanzar el 50% de reciclado, incluida la recogida de biorresiduos, y de la experiencia de ese proceso puede que haya que replantearse bastantes cosas.

Llegamos al colmo de la desfachatez cuando na propuesta se recoge regalarle a la empresa los ingresos de la venta del material seleccionado para reciclar, a cambio de que gestione su venta (faltaría más). Estamos hablando de una cantidad inicial estimada de 270.000 que tiene que llegar en 2021 a 570.000 euros tras alcanzar un reciclado que, por ley y por contrato, como decíamos, tiene que ser de más del 50 % en peso. Estamos hablando, aproximadamente, de regalarle la friolera de 5,3 millones de euros en los 10 años de contrato, a mayores del millón de euros reconocido como beneficio industrial. Se trata de un Beneficio real (antes de impuestos) del 21,2 %, en contrapartida a aportar un capital de 3,34 millones mediante un préstamo que se amortiza solo.

¡¡¡ EL NEGOCIO DEL SIGLO !!!

Deixa unha resposta